Pensamiento emocional (límbico)

pensamientosVaya por delante que el título de este texto es deliberadamente contradictorio, ya que por definición no se puede pensar con las emociones, es decir, una cosa es pensar y otra sentir.

Sin embargo para el propósito de este texto el título no podría ser más adecuado ya que vamos a intentar abordar un tema especialmente trascendente en el camino de conocerse a uno mismo: la confusión entre pensar y sentir.

Para comenzar me gustaría señalar que conceptos como la inteligencia emocional han supuesto un lío “de pelotas” para muchas personas, ya que en nuestro software colectivo la inteligencia está vinculada al pensamiento y al saber, no a las emociones y en muchos casos han contribuido a incrementar el lío entorno al pensar y al sentir.

No son pocas las alusiones que innumerables personas del ámbito de la nueva era hacen sobre la maravillosa manera de vivir la vida de los niños y de la manera que “piensan” sobre la vida: lo espontáneos, despreocupados, vivos son y un largo etc… y que deberíamos volver a ser como niños… todos…

Hablemos un poco de ello. Empecemos por el cerebro para ubicarnos.

Como sabréis, tenemos “tres cerebros en uno”, por simplificarlo, el cerebro primario o reptil, encargado de nuestras funciones de supervivencia básica, respiración y proceso digestivo; por encima se encuentra el cerebro secundario o límbico encargado de la gestión relacional y emocional y finalmente arriba del todo el cerebro terciario dividido en dos hemisferios, derecho e izquierdo. Es llamado neocórtex o materia gris encargado de las funciones mentales avanzadas, memoria, imaginación y sistemas que ni los científicos mismos todavía saben explicar. Es básicamente el que nos diferencia marcadamente de otros seres vivientes, ya sea por su tamaño o complejidad.

Pues bien, durante los primeros 6-7 años de nuestra vida mantenemos una fuerte estimulación e interacción con la vida basada en la percepción a través de nuestro cerebro reptíl y el límbico (también llamado mamífero), especialmente este último, es un cerebro muy peculiar que tiene una manera o código de funcionamiento basado en sensaciones y emociones. Durante estos primeros años de vida, dependiendo de lo que recibimos del entorno configuramos de una manera u otra posteriores patrones de conducta y de vida, ello se debe básicamente a las cosas que hayamos recibido para satisfacer las necesidades que teníamos durante esa etapa muy dependiente y demandante así como todos los episodios en los que carecimos de la protección y nuestros límites pudieron ser vulnerados.

Coincide esta etapa con el periodo “no intelectual” del niño, en el que su prioridad está en general más enfocada en lo físico, en el movimiento y el contacto físico. Es el mundo experimentado desde un prisma emocional y corporal-sensitivo. En este tiempo el neocortex no tiene la importancia que adquirirá posteriormente cuando el cuerpo del niño crece y avanza su proceso de maduración, se encuentra como si dijésemos en estado más latente o menos activo, por explicar fácilmente lo difícil.

Entonces, ¿cómo “piensan” los niños de hasta +- 6-7 años? jajajaja, “no lo hacen”, sienten predominantemente. No es de extrañar la famosa frase de “no hay manera de razonar con este niño”, no. No la hay, porque no toca prioritariamente razonar, al menos a el no. ¡¡A los padres si les toca (quizás entre ellos)!! Al niño le  toca sentir. Y entonces ¿sus procesos de pensamiento en qué líneas discurren? ¿cómo funciona eso? pues funciona mediante las relaciones aleatorias de diversos estímulos a sensaciones y emociones corporales.

Por ejemplo, el niño o niña pueden aprender a vincular que un momento del día, un color, una luz o un aroma o cualquier otro elemento es “agradable” porque ocurre que este elemento está especialmente presente cuando está teniendo una situación de intenso deleite o disfrute. De la misma forma puede adquirir auténtica aversión a un objeto como un peine porque le ha ocurrido algun evento muy doloroso en el que ese objeto estaba en su vista o formaba parte del escenario en el que se desarrolló un incidente que le resultó traumático.

El niño no se plantea racionalmente que el peine no tiene nada que ver con su miedo a que su madre se vaya, o que el color rojo y el atardecer no tienen nada que ver con su sensación de bienestar, simplemente intenta inconscientemente potenciar el rojo y estar todo el rato atento al atardecer y evitar a toda costa acercarse a un peine. Todo esto discurre a nivel mental a la par que gradualmente se establece el aprendizaje del habla y con el la capacidad de generar pensamiento abstracto va creciendo.

Ahora, volvamos al inicio, ¿verdad que he titulado este texto pensamiento emocional? pues bien, a lo que hago referencia con este título es a una condición a la que se puede llegar siendo adultos, que es un intento de imitación fallido del proceso de experiencia de la vida y “pensamiento emocional límbico” del niño. No son una, ni dos, ni tres, sino un montón las terapias (otro error que cometimos nosotros por desgracia en determinados comportamientos en ciertos grupos), filosofías y maestros que propugnan que el adulto ha de asumir la vida plenamente a través de un proceso de “razonamiento emocional” (valga la imposibilidad de coexistir ambos como ya explicamos) o traducido al idioma nueva era: vivir la vida basándose en el Ser y el Sentir.

Al amparo de esta imposibilidad pueden llegar a emplearse relaciones como la que anteriormente describía del niño con respecto al peine y al color rojo, pero ahora adaptadas al adulto, llegando a veces a una complejidad que raya en lo rocambolesco, aquí unos cuantos ejemplos de este tipo de razonamiento límbico: “no gano dinero…. porque tengo el chakra base cerrado y no confío en la vida”, “mis relaciones no funcionan… porque tengo el corazón cerrado” “he perdido ese autobús… porque no era mi destino cogerlo” “me miró… porque estamos conectados a nivel profundo” “no te devolví los mil euros que me prestaste … porque sentía que no debía devolvertelos” “si me alineo suficientemente con la energía del grupo… mis problemas en casa se solucionarán por sí solos” ” si fluyo y me dejo llevar… nunca me puede pasar nada desagradable” “si meditamos todos lo suficiente… la energía que emitimos provocará un cambio de consciencia planetario” “si dejamos de comer carne… dejaremos de estar llenos de rabia y negatividad” “si dejamos de pensar y nos centramos en ser y sentir…. seremos felices y viviremos en armonía con la vida” o la última que leí hace tan solo unos pocos días en facebook “pienso bailar…. hasta que todo se solucione” y así un larguísimo etcétera.

Este proceso de pensamiento mediante relaciones aleatorias está dominado por una concatenación de emociones y sensaciones que son las que alimentan el proceso y las que indican la dirección. También está basado en otorgar a la percepción propia el estatus de realidad objetiva y  lo que ocurre finalmente es una mentalidad en bucle “made in” cerebro límbico propio, es decir, llegamos a un punto al enlazar pensamientos que nos lleva una y otra vez al original, tras unas cuantas paradas, y mediante ese sistema realimentamos esta manera de “pensar emocionalmente” indefinidamente.

Perro – me lleva a – peine – me lleva a – viaje – me lleva a – aventura – me lleva a – consciencia – me lleva a – amor – me lleva a – confianza – me lleva a – perro! este es un ejemplo de pensamiento circular o en bucle muy común en los grupos sometidos a lavado de cerebro, obviamente el ejemplo es simplista en extremo y los bucles son mas grandes y complejos que este. De hecho, aquel que ha salido de una mentalidad de grupo sectaria, sabe predecir con gran certeza el rango de posibles reacciones de cualquier miembro de la secta en la que estuvo involucrado ante diferentes situaciones.

Nótese también la idoneidad de este sistema de pensamiento en bucle con la conveniencia de permanecer largos tiempos con los ojos cerrados en meditación a la par que ocurre el proceso de drogadicción endógena que genera la meditación. Es el complemento adecuado para permanecer largos tiempos en estado de bienestar inducido, convenientemente alejados de cualquier posible problema externo, en nuestro estado de nirvana particular, “muy jugosito” y gratuito. Muy similar a la repetición de mantras, salvo que estamos hablando de una concatenación de pensamientos que tiene mayor longitud. No una mera repetición de una palabra o frase.

No es de extrañar que al vincular unos conceptos con otros que no tienen nada que ver más que la emoción que los subyace y guía, el fenómeno más común que se manifiesta en las personas aquejadas de pensamiento emocional, sea una desestructuración total o parcial de su personalidad, de su vida, de sus relaciones y en muchos casos hasta de sus propios nombres.  Y tampoco es de extrañar que al ser una emoción (de naturaleza cambiante y volátil) la que subyace el proceso de pensamiento y no se haga uso del neocórtex para pensar, las personas piensen “según les hace sentir” o se niegan a tomar responsabilidad alguna sobre las cosas en su vida “porque eso no se siente bien”. Es básicamente la emoción al mando de tu capacidad de pensar. Control emocional sobre la mente.

Es muy común cuando se habla con un adepto new age ( y ya me va pasando unas cuantas veces personalmente) y se le señala una incoherencia básica en su discurso (cosa que es muy fácil porque sus discursos están llenos de pensamiento límbico), que ante una confrontación de su bucle de pensamiento emocional con la información que está siendo apuntada, el adepto de la religión opte por “sentir que estás lleno de odio” o que “tienes una intención oculta o trauma no resuelto” o “que te posee tu ego de querer tener la razón” o cualquier otra relación aleatoria límbica que se les venga en mente, antes de confrontar el contenido de lo que está siendo expuesto, haciendo literalmente imposible en muchos casos un proceso de dialogo-debate más allá de las primeras dos frases.

¿Como revertir esto? pues sencillamente devolviendo cada cosa a su lugar, el límbico a sentir y el neocórtex a pensar. ¿Así de fácil? Sí y no. No va a ser fácil ni agradable darse cuenta (espero que no os suponga el mismo grado de desengaño que a mí, aunque es probable) del grado de ceguera y auto-hipnosis al que uno se estaba sometiendo con este tipo de pensamiento emocional y tampoco será fácil para el orgullo propio reconocer la inmensa cantidad de errores perceptivos que tenemos al día.

Si frente a una situación X te ves divagando a mil diferentes sitios y relacionando emocionalmente lo que te pasa con “mil explicaciones de tal o cual terapia o maestro” más o menos metafísicas, date cuenta de que las explicaciones son eso, percepciones teñidas de emocionalidad y que NO SON MÁS IMPORTANTES QUE LO QUE TE ESTÁ PASANDO REALMENTE. Si “compras” esas explicaciones lo que TE ESTÁ PASANDO no es lo que PERCIBES QUE TE ESTÁ PASANDO, estás ciego a la Verdad y prestando atención a lo que no es la razón por la que te pasa lo que te está pasando, solo percepciones subjetivas.

Y lo repito una vez más, porque es el hilo conductor de estos textos: la percepción subjetiva personal NO es la Realidad Objetiva. Entronar la percepción subjetiva y desplazar la Verdad a un lado es una buena manera de describir el EGOismo (MI visión ES LA VERDAD) y es el mismísimo fundamento para la existencia del pensamiento límbico y el caos colectivo que reina actualmente.

Valorar las cosas hermosas que supuso ser niño de hasta mas o menos 7 años y conocer a fondo las cosas desagradables que ejercieron influencia en nosotros es fundamental, al mismo tiempo que entender que en ese proceso de evolución y maduración hubo ese tiempo en el que usábamos nuestro cerebro de esa forma, emocional. Eso ya no va a volver y si queremos crecer realmente, hemos de sentir el duelo que eso supone en muchos casos y decidir crecer y usar nuestro intelecto para pensar y nuestro cerebro límbico para sentir y alinear nuestro pensamiento con nuestro sentir maduro para llevar a cabo acciones en concordancia.

Termino diciendo que el neocórtex te ha servido para leer estas líneas y el límbico para sentir estas palabras.

Un gran abrazo para todos!

Marko



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Canal de YouTube

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Tu Asunto

Tu Mensaje

Tu Archivo