El bypass espiritual de que toda Verdad está en el interior

woman meditating at sunset on the Caribbean beachSi el bypass espiritual referente a crear la realidad que comentabamos en el último texto ya es suficientemente lioso y engañoso, el que os vamos a presentar a continuación, bien podría ser nombrado como la piedra angular de la religión de la Nueva Era.

Y dice así: “Toda Verdad está en el interior”. 

¡Toma ya! De primeras hasta suena bien y todo. ¡De repente me siento importante, me crezco y saber que todo lo que haya que saber, la Verdad, esta en mi interior….pufff que subidón! Y es que la percepción puede en verdad jugarnos malas pasadas. Y como bien dice la expresión “no es oro todo lo que reluce”, aunque entre las características de las premisas filosóficas occidentales basada en la religión nueva era, se encuentre como pilar fundamental que el axioma de turno “ha de sonar cool”, como el caso de este, que de primeras suena muy bien.

Quizás es debido a que en muchos casos le dedicamos excesivo valor a las percepciones, especialmente a las primeras impresiones y puede que a menudo aceptemos o rechacemos de inmediato una frase sin detenernos demasiado a estudiarla, observarla e investigarla.

Y eso es lo que vamos a hacer con este fundamental axioma de la “filosofía occidental moderna”. Observarlo, estudiarlo e investigarlo.

Un primer apunte antes de las cuestiones de sentido común que os vamos a plantear: ¿no resulta curioso que mientras en las religiones monoteístas tradicionales la importancia y la Verdad recae en Dios, siendo el humano una suerte de criatura inferior indefensa y carente de todo acceso a la Verdad y en la religión Nueva Era sea oportunamente invertida esta balanza, siendo Dios tragado por el Humano erigiéndose este en el centro, donde se haya toda la Verdad, en su interior? 

Como herramienta atrapa-desencantados de las demás religiones es oportunamente polar, en el otro lado de la oscilación del péndulo… ahí queda ese apunte.

Para comenzar vamos a intentar contestar tres sencillas preguntas con esta famosa creencia religiosa de la Nueva Era:1. ¿Está la Verdad del abecedario en mi interior, por tanto, no tengo que estudiar las letras ni aprender de nadie a hablar por ejemplo, puedo aprender esa Verdad consultando en mi interior?

2. ¿Está la Verdad sobre la II Guerra Mundial en mi interior y si es así cómo la puedo descubrir sin abrir un libro, investigar o preguntar a personas relacionadas con este evento histórico?

3. ¿Está la Verdad sobre quién Soy Yo A TODOS los niveles exclusivamente en mi interior, puedo saber la Verdad acerca de mis pensamientos, mis sentimientos y mis actos consultando mi interior en todos los casos?

Una cuestión peculiar de la mentalidad nueva era consiste en llevar al extremo la noción de que como las palabras son meras etiquetas con las que designamos realidades, las palabras no importan en absoluto. Esta reflexión (aparte de obviar un fundamental hecho que es que el lenguaje, la capacidad de generar nuevos idiomas y diferentes tipos de comunicación, es una de las principales características que nos hace humanos,) viene como anillo al dedo a justificar otras creencias de esta religión que propugnan el rechazo y demonización de toda característica mental, por equipararla en su ceguera directa o indirectamente con “el ego, el falso yo, es decir la personalidad”.

Estos elementos de dogma abogan en su conjunto para que el ser humano lleve su atención a su interior, pero una vez allí, no haga servir sus capacidades, sino solo permanezca allí en un estado o bien de Ser (sin hacer nada) o bien de Sentir (es decir, desconectar la atención completamente del exterior y darle importancia únicamente a las percepciones subjetivas personales construidas sobre la realidad). De esta forma se estimula una dependencia a las drogas endógenas que produce el cuerpo en estado de meditación llevando en sus extremos a la total Abulia (carencia de Voluntad) y destruyendo por completo el principio sagrado del cuidado por las cosas.

Este principio es destruido tras la siguiente concatenación (o cualquiera de sus variantes) de conclusiones a las que a menudo muchos “buscadores” y adeptos de la New Age llegan: “Si toda la Verdad está en el interior, mirar en el exterior no sirve para nada, no hay nada que yo tenga que aprender de ahí de hecho así me libro de esos pesados “profesores mentales y egoicos” que tienen la cabeza llena de conocimientos y como todo lo que tengo que saber está en mi interior, eso significa que nada de lo que pase fuera importa realmente porque no puede ser la fuente de ningún conocimiento verdadero, por lo tanto paso de todo”.

No es de extrañar que ante esta máxima (toda verdad está en el interior) de la religión New Age, a sus adeptos y a los que lo son y ni tan siquiera saben que lo son o directamente lo niegan, les resultan repelentes una serie de términos, nociones y conceptos: mente, trabajo, esfuerzo, concentración, planificación, debate, pensamiento enfocado, moralidad, juicio, discernimiento y un largo etcétera.

Mucho de ello se debe a un fenómeno de rebelión por parte de este grupo de seres humanos que fueron especialmente sensibles a la, por otra parte flagrante falta de humanidad del sistema educativo por el que tuvieron que pasar.

Yo, personalmente, he llegado a oír a algún “maestro/a” de la nueva era afirmar literalmente frases como: “yo ya no leo libros porque no hay nada de Verdad o valor que pueda sacar de ellos”.

Desgraciadamente la ignorancia se propaga mucho más rápidamente que el conocimiento, sencillamente porque la ignorancia no requiere de nada, ni de coraje ni de esfuerzo. Esa es otra de las características nefastas del uso erróneo de esta premisa que estamos analizando: induce a la vagancia y a la destrucción total de la voluntad humana a la par que puede resultar un arma muy capaz de inducir intensos estados de verguenza en “el buscador” o “religioso new age” ya que, si la Verdad está solamente en el interior y es “tan simple y obvia como Ser y Sentir sencillamente” ¿por que soy tan lerdo e incapaz de “alcanzar” ese mágico estado? La respuesta es muy sencilla: “es porque todavía no has hecho los suficientes satsangs, cursos o talleres y sigues teniendo resistencias egoicas que te impiden Ser y Sentir”. (Nótese la ironía de la última frase, porque la contiene, no es su percepción solamente).

Todo este asunto puede llegar hasta esos extremos de absurdidad, donde un humano sano, perfectamente normal, se ha autosugestionado de tal forma,ha perdido el sentido común y el razonamiento básico, se ha desequilibrado cerebralmente tanto hacia su hemisferio derecho que está sentado delante de un “maestro iluminado” preguntándole y diciéndole que lo que quiere es Ser… no me voy a extender más con este hilo, aunque reconozco que afortunadamente ahora me da la risa, sin embargo ha habido momentos en los que llegué a pensar, inducido por esta religión enferma, que si no descubría primero Quién Soy nada de lo demás en todo el mundo importaba ni tenía sentido.

No voy a entrar profundamente en la contestación de las dos primeras preguntas que planteaba porque son francamente obvias. Lo que se requiere detrás de cada una de ellas es ESTUDIO, ESFUERZO, VOLUNTAD y mucha, mucha, mucha dosis de uso de las facultades mentales propias.

La que me interesa más es la última de las tres preguntas, y en vez de contestar a ella, os voy a hacer una pregunta para que os la contestéis vosotros mismos si queréis. ¿para qué habéis venido a este mundo, si “ya Sois toda la Verdad”, “si toda la Verdad ya está en vuestro interior”, si “no necesitáis de nada ni de nadie para contestaros a esa mágica pregunta ¿quién soy yo?” ?

Termino sentenciando, (sí, he dicho la palabra sentenciar otra de esas palabras tabú que solo dicen “los malos malotes que son muy mentales y nada espirituales”) que si toda la Verdad está en tu interior y no tienes otro propósito que ser y sentir no hay sentido alguno por el cual debas estar vivo en esta realidad,porque esta realidad es una realidad en la que se ES, se PIENSA, se SIENTE Y SE ACTUA, así que mejor “trasciende a otra densidad” o vuelve a formar parte del reino vegetal/animal o como lo quieras llamar.

Un abrazo para todos y a seguir “echándole huevos a la cosa”, como se suele decir.

Marko



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Canal de YouTube

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Tu Asunto

Tu Mensaje

Tu Archivo