Cómo salir de las dinámicas destructivas de salvador-víctima

Una lectora mejicana nos envía esta pregunta:

Gracias a ambos, que dios los cuide y puedan seguir ayudando a tanta gente. ¿Cómo se sale del rol de victima – salvador? y ¿cómo es una víctima y un salvador? gracias

M: Antes que nada, hay que aclarar que aquí estamos hablando de roles psicológicos, no de roles de acción objetiva, es decir, si vas por la calle y a alguien le va a ocurrir algo malo de repente y le salvas de eso, en ese momento eres un salvador, de la misma forma que si alguien te hace algo malo y no te puedes defender por las circunstancias X en ese momento eres la víctima. Estos roles ocurren en un momento determinado y mueren al momento de haberlos desempeñado.

Sin embargo, los roles que aquí tratamos son roles psicológicos, mentales, que perviven largos periodos en nuestra psique determinando nuestro comportamiento, nuestras sensaciones y nuestras relaciones respecto a nosotros mismos y los demás.

La víctima y el salvador son construcciones conductuales basadas en un intento de obtener cosas que no obtuvimos de pequeños, intentos de cubrir necesidades esenciales insatisfechas.

Con cada uno de estos roles, en realidad salimos ganando unas migajitas de amor y atención, pero a un precio muy alto.

Héroe_2En el caso del salvador la inseguridad inconsciente interior, le lleva a estar todo el día ocupándose y pre-ocupándose por los demás y la vida de los demás (o del mundo, o de los animales, o de lo que sea) lo cual no constituiría un problema, si no fuese porque para atender esas cuestiones se deja de lado a si mismo, es decir, en aras de resolver los temas de los demás, se olvida de los propios, pierde el contacto con sus propias sensaciones y sentimientos, con su propia verdad interior, se le hace imposible hablar claro a la gente por miedo a que se cabreen o le dejen solo y básicamente adopta un papel de niño/niña bueno, que intenta vivir a la altura de las expectativas proyectadas de los demás sobre él.

Esta actitud le granjea una enorme cantidad de resentimiento y frustración interior de sentirse incapaz de ser veráz y de que la vida y los demás no sean como a él/ella le gustaría.

Para que la persona con síndrome de salvador pueda gradualmente abandonar su rol, ha de estar dispuesto a dejar a los demás ser como son sin intervenir siempre, aunque crea que se confunden, tienen derecho de meter la pata, es su vida.

Estar dispuesto a dejar a la vida ser como es, aunque le duela y hacer frente a ese dolor e inseguridad de que las cosas no son de su agrado y que muchas veces está realmente solo, atravesar ese camino con paciencia y amor por los sentimientos propios le hará poco a poco confiar más en su verdad interior, escucharse más a si mismo y ser más él mismo delante de los demás, aún a riesgo de no gustarles o contrariarles.

Si va siendo capaz de sentir su profundo miedo e inseguridad de cómo los demás le perciben o si le quieren o no, poco a poco podrá también aprender a poner límites y enfrentar situaciones en las que se requiera decir no claramente, pudiendo ser más veráz y honesto consigo mismo y con los demás.

Eso hará que gradualmente se vaya sintiendo más y más incómodo en todas aquellas relaciones en las que estaba hasta la fecha salvando al otro y hará necesario que hable con mayor claridad y deje las estrategias de salvación de lado en su manera de relacionarse a medida que pueda sentir su inseguridad y miedo al abandono y rechazo.

Es de ayuda para el salvador entender que la vida incluye el placer y el dolor como partes integrantes ineludibles.

victimaEn el caso de la víctima sus sentimientos inconscientes de impotencia, desesperación y vergüenza la mantienen actuando de manera desposeida de todo poder, mediante la queja, la exigencia, la crítica y la culpabilización de los demás de los asuntos propios que no funcionan como le gustaría.

En el rol/trance de la víctima se entra constantemente en situaciones en las que sentirse inferior y poca cosa, reafirmando una y otra vez lo dificil que es la vida, lo malos que son este y el otro y se reafirma la creencia de que el bienestar proviene de alguna fuerza o circunstancia externa. Los seres humanos con síndrome de víctima piden constantemente ayuda para casi todo, esperan que los demás les resuelvan las cosas, están instalados en el modo “niño/niña desvalido/a”.

Para que la persona con síndrome de víctima pueda gradualmente abandonar su rol, necesita hacer un doble trabajo interior con mucha persistencia y tenacidad:

Por un lado ha de estar dispuesto a encarar su profunda vergüenza y sentimientos de impotencia en su interior, sin huir de ellos mediante compensaciones varias (adicciones de todo tipo) y a la par se ha de aventurar a tomar riesgos para hacer cosas por si solo/a sin la ayuda de los demás, reganando gradualmente su sensación de maestría sobre la vida y su sensación de que “mi bienestar depende de mi y de mi estado interior”. Para ello lo mejor es establecer pequeños retos con cosas cotidianas y que se repiten a menudo, de tal forma que toda pequeña conquista sea en realidad una gran conquista porque se repite muchas veces al cabo de una semana.

Por último me gustaría destacar que los roles son fenómenos de identificación, viven en la medida en que los alimentamos y creemos en que lo que nos ponen frente a los ojos somos nosotros, empezar a ver los roles como lo que son, simples “papeles” que actuamos de vez en cuando, les quita poder y nos hace entender que quienes somos no tiene necesariamente que ver con el rol que actuamos.

 



2 comments on “Cómo salir de las dinámicas destructivas de salvador-víctima
  1. clau dice:

    muchas gracias que bonito su trabajo nunca los voy a olvidar es una vida la que pierdes por estos roles si no eres conciente de lo que uno hace con su vida una vida la que se lleva de manera diferente gracias a ustedes que sienten de transformar la vida de alguien un gran abrazo para los dos siempre les voy a estar agradecida por lo que hacen por mi me gustaria tenerlos enfrente para darles ese abrazo no tengo palabras estoy llorando al estar escribiendo esto porque no unicamente me ayudaron a mi si no que a varias de mi familia su vida ya va a poder ser diferente no los conozco pero ya los aprecio me ayudaron a conocer una parte de mi que dios los cuide siempre siempre los voy a recordar con mucho cariño

    • EFAC dice:

      Nos toca mucho tu comentario y te deseamos todo lo mejor! a tu otra pregunta que has enviado la contestaremos mediante un breve artículo, un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Canal de YouTube

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Tu Asunto

Tu Mensaje

Tu Archivo