Cómo encarar con amor y respeto al Ser que te mira en el espejo

Un lector chileno, nos hace llegar esta cuestión a través de las redes sociales:

Hola chicos como están???
escuchando uno de los videos de la comunicación, surgió en mí lo siguiente: “Cuando me miro a mi mismo, no soy yo, no me reconozco, no me gusta… o sé que eso que miro no soy yo”
Estaría muy agradecido, si me pudieran aconsejar,
saludos desde Chile, mi nombre es César

M: Somos un mar de experiencias, al cabo de tan solo unos años de vida, tenemos acumuladas tantísimas experiencias que fácilmente podríamos llenar un libro bien nutrido, si nos fijamos además en nuestro mundo íntimo, el mundo de nuestras emociones, pensamientos y nuestro espíritu fácilmente nos daremos cuenta de que también hay un enorme conjunto de informaciones en todo momento en nuestro interior, rara es la vez en la que ante una situación solamente nos sentimos de una forma en particular, somos complejos de emociones, pensamientos y sensaciones que a menudo unas van en contrar de las otras y ocurren al mismo tiempo!

1257174911351_fRecuerdo que durante el proceso de terapia por el que pasé en los cursos con Ketan, Astiko, Krish y Amana, había un ejercicio para confrontar las voces del juez y explorar la vergüenza que consistía en sostener un espejo y mirando el reflejo propio dentro de un grupo de tres o cuatro personas ir diciendo en voz alta las cosas que mi juez interior decía: “eres feo, tienes la cabeza muy grande y la espalda torcida, no le gustas a nadie, seguro que la gente se relaciona contigo por lástima, etc…” me sorprendió el enorme grado de vergüenza que llevaba en mi interior desde mi infancia y reconozco que desde que tengo memoria, cuando me miraba al espejo siempre veía defectos y realmente no me veía a mi mismo.

Ese ejercicio y el posterior trabajo diario de enfrentar con acogida y sinceridad mi propia vergüenza hizo que poco a poco pudiese ir dándome permiso de sentir profundas emociones de haberme sentido humillado o sencillamente haberme sentido fuera de lugar, como un extraterrestre que no se reconoce ni reconoce el nuevo hábitat en el que está sumergido.

Para mi no se trata tanto de verme o no, a mi mismo con buenos ojos cuando me miro en el espejo, sino de darme cuenta de lo que está ocurriendo durante el momento que me estoy mirando y acoger la multiplicidad de mensajes que me vienen dándome cuenta de que todos esos mensajes son partes de mi, aunque algunos estén a favor y otros en contra.

A menudo me ocurre que si puedo permanecer observándome un pequeño rato, las emociones empiezan a cambiar y a mostrar capas más profundas, más allá de los primeros impulsos que describes. Si lo que quieres es averiguar más sobre las raices de tu no reconocimiento en el espejo, quizás sería una buena idea tomar nota de todas las cosas que acontecen en tu interior mientras te miras, sin necesariamente juzgarlas. Tienes derecho a no reconocerte, igual que tienes derecho de reconocerte, lo importante es conocerte a ti mismo en tu infinita multiplicidad de estados y aprender a amarte y respetarte aunque en tu interior haya estados difíciles de encajar y que a veces están contrapuestos los unos a los otros :).



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Canal de YouTube

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Tu Asunto

Tu Mensaje

Tu Archivo